Introducción

Estimado lector, quiero ir hacia usted desde mí ser, como un verdadero practicante del Tzan, alumno de mi amigo y maestro Chen Chin Wen, basándome en una experiencia de vida en la práctica de 28 años en el Wu Su (Sao Lin Szu Shian Men), con otros 10 años en el Boxeo y el Jiu Jitsu. Me sería muy fácil copiar y pegar, el innumerable material sobre el Tzan de las conferencias del maestro Chen sobre el Budismo, Confucionismo y el origen de la práctica Sao Lin, el cual es un material traducido directamente de los textos antiguos a nuestro idioma, por lo cual no contiene los errores que pueden tener otros temas traducidos por personas que no son idóneas en los diferentes contenidos filosóficos de la Cultura China.

En estos años  he podido conocer a personas maravillosas  gracias a las cuales he podido mantenerme en este inmejorable camino del ser, me he desarrollado en el Dar, con muy buenos resultados en el  área terapéutica del estilo, masajes, digitopuntura, moxibustión, quiropraxia. Los mismos son temas de estudio de los cinturones avanzados de nuestra escuela.
El amor que siento por la práctica y los consejos del maestro, desde Taiwán, me han permitido ayudar a muchas personas que no encontraban solución a su problema de salud. En primera instancia a recuperar  su fe y esperanza, en segundo lugar a  equilibrar su chi (energía) y al final un estado saludable.

Algunos extractos de estos testimonios lo presentaré en en el link Salud , pero  en este momento quiero contarles que el arte marcial chino, es un complemento filosófico de vida científicamente desarrollado, donde a través de la práctica llegamos a comprender que somos lo que comemos, pensamos, como nos oxigenamos, sentimos, hacemos, como nos movemos, y que toda experiencia de vida crece en el “hacer”, no en la palabra o en la letra, que si bien son un medio no son un fin.

La mayoría de las actividades humanas, sin generalizar, se adquieren por medio de la letra o la palabra, sin una parte activa, por ello es que hoy proliferan propagandas, como compre ya, donde se procura dejar en ridículo a aquellos deportistas que realizan esfuerzos, ofreciéndole  a las personas aparatos modernos que ejercitan su cuerpo mientras miran televisión. Esta forma de aprendizaje solo alimenta el cerebro, dejando al cuerpo inactivo a merced de los agentes patógenos exógenos externos, que penetran al cuerpo con un sistema inmune bajo y lo enferma, siendo pasto fértil así de depresiones, angustias y desequilibrio energéticos del chi.

A todos aquellos que están sumergidos en el dolor, que no encuentran herramientas para poder ver la luz, les digo: “Hagan el esfuerzo, luchen por ustedes, la luz esta en su interior, realicen el esfuerzo necesario ya que  sus vidas son invalorables, la humanidad necesita de ustedes. Aún sumergidos en el dolor, desbordados por un estado depresivo, cuentan con una herramienta a favor para salir adelante, muchas veces el dolor da paso a nuestra sensibilidad y nos fortalece más allá de lo que se puede imaginar, no olviden como llegamos al mundo luego de un parto trabajoso y doloroso que culmina con la maravilla de una nueva vida. Recuerden necesitamos reforzar nuestra fe, la voluntad, perseverancia, elevar el factor energético. No podemos revertir un desgaste energético, generado en décadas interminables, y menos subsanarlo en pocos minutos o días, el mismo será un camino largo de mucho esfuerzo y sacrificio, será un camino doloroso de dejar mucho sudor en el camino, pero sólo así podremos revertir lo mal gestado, sólo así lograremos un equilibrio psíquico y energético en nuestro ser. Nuestro origen es uno, nuestras raíces tienen su fuente, un ritmo que hemos de respetar sin importar donde nos encontremos, nuestro suelo tiene nuestros nutrientes, no debemos acudir a otras fuentes, de nuestros frutos, plantas, flores y granos, hemos de extractar nuestra propia medicina, nuestra fuente de vida saludable.

Complementando esto con la ausencia de buenos y malos pensamientos, cambiando las malas costumbres, viviremos una vida libre de tensiones emocionales, fluyendo en forma natural tanto en el frío invierno, como en el cálido verano.”

Si compartes algo de lo expresado aquí, ponte en contacto con nosotros, somos un grupo de amigos que queremos compartir contigo nuestros conocimientos.

Enrique Rodriguez

Sede Central - Garibaldi 1884 esq. Gral. Flores - (+598) 2203 9158 - Montevideo - CP 11600 - Uruguay